PELÍCULAS

Ficción
volver a PELÍCULAS

EL BUZO

Una película de Günter Schwaiger en coproducción con Extrafilm | 2019 | 94 min | 2K | Color | 5.1. | 2.35:1 | Austria, Spain

Sinopsis

La vienesa Irene es una mujer fuerte y segura de sí misma que vive en Ibiza con su hija Lena, de 18 años. La estrecha relación entre madre e hija se ve sacudida cuando el ex-compañero de Irene, Paul, regresa a Ibiza junto con su hijo Robert. Su carrera como compositor y músico de éxito está en peligro. Pronto será juzgado por haber maltratado gravemente a Irene. Intenta manipular a ésta con todos los medios a su alcance para que retire los cargos. Cuando casi logra su propósito, Lena y Robert se enfrentan a Paul. El conflicto es inevitable.

En medio del aparente idilio de una isla mediterránea, esta película cuenta la historia de un trauma desde las diferentes perspectivas de los implicados. Un psico-thriller sobre los efectos, la represión y la superación de la violencia de género, pero también sobre el anhelo de amor y el poder indomable de la rebelión.

Créditos

Guión y dirección: Günter Schwaiger
Producción: Günter Schwaiger, Lukas Stepanik
Line Producer: Majo Cardona
Cámera: David Azcano (AEC)
Música: Roland Hackl
Animaciones+Arte: Cristina Guisado Garcia (Artchi)
Vestuario: Esther Sancho
Sonido: Miguel Rejas
Montaje: Günter Schwaiger, Martin Eller
Producido por: Günter Schwaiger Filmproduktion, Extrafilm
Coordinación de producción: Julia Mitterlehner
Service Production: Dim Dim Production S.L.
Con apoyo de ÖFI , ORF, Land+ Stadt Salzburg

Cast

Franziska Weisz / Irene
Alex Brendemühl / Paul
Julia Franz Richter / Lena
Dominic Marcus Singer / Robert

Festivales

  • Hofer Filmtage (2019, Germany)
  • Würzburg IFF (2020, Germany)
  • Austrian Filmfestival Israel (2020, Jerusalem, Tel Aviv, Haifa)
  • Austrian Film Week Kairo (2020, Egypt)
  • Freistadt Heimatfilmfestival (Austria)
  • Radstadt Filmfestival (Austria)
  • Diagonale (2020, Austria)
  • Bozen Filmfestival (2020, Italy)
  • Barcelona Filmfest (2020, Spain)
  • Atlantida Filmfest (2020, Spain)
  • Das Filmfest Prag (2020)
  • Festival de Cine Europeo de Segovia (2020, Spain)
  • Ibizacinefest (2021, Spain)

Premios

DIAGONALE 2020 – MEJOR ACTRIZ:
Julia Franz Richter

Nominado a los premios de la Academia de cine de Austria 2021
(los premios Goya austriacos)

Comentarios del director

Sobre la película

Después de hacer el documental LA MALETA DE MARTA, donde retraté la lucha de una mujer que había sufrido un intento de asesinato por su ex-marido, a la vez que me acerqué al mundo de los maltratadores en Austria, decidí volver al tema pero está vez desde una perspectiva diferente. Quería investigar sobre los efectos que tiene la violencia de género sobre los hijos. Me basé en varios hechos y casos reales, hablando con hijos e hijas, directamente afectados. En este sentido, aunque sea ficción todos los contenidos de la película son fruto de una larga investigación y de las experiencias y vivencias reales de personas directamente afectadas por violencia de género en sus hogares.
También quería romper los tópicos que cursan sobre el tema y que siguen ubicándolo en las clases sociales desfavorecidas, en los países del sur de Europa o en la emigración. Por eso, he situado EL BUZO en Ibiza y entre el mundo acomodado de la comunidad de habla alemana de allí… quién podría pensar que en un lugar de ensueño como Ibiza también se ocultan verdades que nadie quiere escuchar y es que la violencia de género es un problema que nos afecta a todos y que está en todas partes…

Sobre Austria

En 2018 fueron asesinadas 41 mujeres por sus parejas o ex parejas en Austria. Esta es la cifra más alta de la Comunidad Europea. Comparado con la población de España son casi cinco veces más feminicidios(!).
Aunque estos datos sean absolutamente escandalosos todavía hay poca discusión pública sobre el tema en Austria. Aun se insiste en atribuir el problema a los estratos socialmente más débiles y sobre todo al aumento de la inmigración cuando la realidad de los hechos es bien distinta. La violencia de género, también en Austria, se da en todas las capas sociales.
Austria al igual que muchos otros países del centro y del norte de Europa tiene un grave problema que le cuesta mucho afrontar: lejos de haber superado esta lacra los números de violencia de género suben cada año. Y eso a pesar de que se supone que se trata de las sociedades más avanzadas e igualitarias de Europa. ¿A qué se debe entonces?
Las razones son múltiples y no soy yo quien las pueda contestar. Pero está claro que la falta de consciencia de la gravedad del problema, la visibilidad de una prensa que aun habla de “tragedias familiares” y “celos y fatalidad” no ayuda. Quizás falte sinceridad para reconocer que aún sigue habiendo un fuerte machismo soterrado y que la violencia esté muy presente en el día a día, sea en programas de televisión, en juegos de video o las redes sociales. Pero está claro que solo las sociedades en su conjunto puedan atajar este enorme problema que en Europa está lejos de superarse

Los Jóvenes

Hay otro aspecto muy importante de la película que describe los efectos devastadores que tiene la violencia sobre los hijos. El daño causado por las vivencias de actos violentos en la familia sobre el desarrollo de la personalidad de una persona joven es inmenso. Sólo unos pocos tienen la fuerza para resistir. La mayoría de las veces los hijos reprimen el dolor y el trauma experimentado, y no es raro que el modelo de violencia se repita cuando hayan crecido, ya sea como víctimas o como agresores. No se debe subestimar la responsabilidad que recae sobre cada generación al transmitir las pautas de la violencia a la siguiente. Es precisamente aquí donde se revela un dilema decisivo de nuestra civilización: heredar la violencia.

Cuatro perspectivas

La película está narrada desde cuatro perspectivas, cada una de las cuales cuenta su propia relación con la violencia: la negación, la repetición, la resistencia y la superación. Cada una de estas cuatro reacciones está a su vez conectada con la búsqueda del amor y el miedo al rechazo. Todos los personajes son moldeados por la violencia que han experimentado, ejercido o sufrido. Los cuatro se aíslan unos de otros porque no consiguen hablar con sinceridad de ella. Hasta que Lena rompe el silencio. En este sentido, la película es también un llamamiento a la necesidad de hablar, de llamar las cosas por su nombre, de no tener miedo a salir y buscar ayuda. Porque rompiendo con el silencio y el miedo es cuando se abre el camino hacia la libertad.